Preparación del Área de Trabajo, Cultivo de Hongos Alucinógenos

30 | 07 | 2019
Preparación del Área de Trabajo, Cultivo de Hongos Alucinógenos

Preparación del área de trabajo para el cultivo de hongos alucinógenos.

Es importante poder controlar la inocuidad del sitio de trabajo y recordar trabajar con materiales asépticos. Esta es una regla escencial cuando se quiere trabajar con microorganismos. La idea de esto es que al momento de propagar nuestras esporas se desarrolle solo el organismo que buscamos, en este caso el micelio de psilocybe

Se debe limpiar a conciencia el lugar, materiales y herramientas que se utilizarán en el cultivo. Para esto existen diversas opciones, como la utilización de agua con lejia al 10%, el uso de alcohol 95°, esterilización por vapor (autoclave), luz UV, otros.

Para la desinfección de superficies se recomienda alcohol 95° (o agua con lejia al 10%); lo que respecta la desinfección del aire del entorno de trabajo se puede utilizar la solución de agua con lejia al 10% o algún desinfectante químico en aerosol. Las herramientas metálicas, jeringas, otros se deben pasar por alcohol y luego poner al fuego hasta que toman un color rojo vivo. Es importante flamear todas las bocas de envases de vidrios, viales u otros.

Es vital que en el lugar no existan corrientes de aire y sea fácilmente limpiable (suelo de baldosas y mesa con superficie lisa).

La otra fuente primaria de contaminaciones corresponde a nosotros mismos: nuestras, manos, cabellos, ropa, entre otros poseen una gran diversidad de microorganismos que si bien son inocuos para nosotros son perjudiciales para el cultivo de hongos alucinógenos. Con el fin de solucionar esto debemos ducharnos y utilizar ropa limpia y cómoda que evite entorpecer el trabajo a realizar (prendas ajustadas, evitar el uso de mangas largas, atarse el cabello, otros). A su vez se debe ser muy minuciosos a la hora de lavar y frotar nuestras manos con alcohol isopropílico como medida de prevención ante contaminantes (El uso de guantes de latex o de vinilo es apliamente recomendado)

Finalmente es importante comprender que se ha de tener una disciplina eficaz al trabajar, es decir que se ha de trabajar a conciencia, sin distracciones y/o prisas. El fin es evitar cualquier fallo posible y que acabe colándose algún contaminante en nuestros cultivos. Los movimientos corporales han de ser cautos, medidos e intencionados, tratando de evitar cualquier posible corriente de aire que pueda surgir a partir de movimientos bruscos y entrecortados al trabajar, arrastrando con esta una compilado de posibles contaminantes.